Noticias

¿Donde estaba lo que sabíamos de Jesús?

Jun092010
Escrito por Administrator
PDFImprimirE-mail

lily

 

Desde que nos enteramos de la enfermedad de nuestro hijo nuestra vida cambio, ya no era solo: leer la biblia, asistir a una congregación, dar la ofrenda, predicar el mensaje, asistir a la charla; era demostrar nuestro amor y fe en Dios obedeciendo uno de sus mandatos claros en la biblia NO MATAR, no interrumpir sin importar como está el bebe, que le va a suceder, que vida le esperaría, cuento sufriríamos durante el embarazo y después. Estábamos realmente abatidos y abrumados, no sabíamos que hacer.

Y DIOS ES SEÑOR TODO PODEROSO… envió un ángel, sí, un ángel, a las 11:00 pm timbro en nuestra casa junto con su esposa y sus tres hijos, y adivinen que me dijo, fueron y serán las palabras más cortas, cortantes, dolorosas, abrumadoras, …. En medio de todo el dolor, la confusión; mi esposa y yo nos sentíamos como perdidos, no había nada, estábamos en la nada espiritual, y sus palabras fueron……… HERMANO NO OLVIDES QUE NO TENEMOS DERECHO SOBRE LA VIDA; te aprecio mucho, la situación ya no era si interrumpíamos el embarazo o no, era si obedecíamos a Dios o no en algo tan claro para El en la biblia.

Se fue, y dije: Dios donde está la escritura que dice esto?, Señor tu sabes cómo esta mi hijo, para que dejarlo en esas condiciones. Llore, llore, llore, llore, llore y aun lloro recordando ese momento, y el Señor me abrazo y me rendí en ese momento, mi corazón se partió en mil pedazos y dije Señor no soy nadie, nadie, no entiendo, no lo soportare, me reusó ha vivir y aceptar esta situación; PERO SI TU LO DICES TE OBEDECERE, AUNQUE ME ESTE MURIENDO POR DENTRO. Porque te amo con todo mi corazón, con todo mi mente y con todas mis fuerzas, PADRE TE AMO Y TE CREO, se que tu tienes planes para mi bienestar y no para mi mal como lo dices en Jeremías,  me di cuenta que estaba creyendo esta y otras escrituras con la razón y no con el corazón, ver confrontada mi fe y amor a Dios a través de lo que le sucedía a mi hijo, fue impresionante, ahora debíamos creerle con el corazón a pesar del diagnostico medico.

Entre en mi cuarto, lloramos, nos abrazamos con mi esposa, y dijimos si AMAMOS A NUESTRO SEÑOR, y no tenemos derecho sobre la vida de nadie, mucho menos de nuestros hijos, le obedeceremos.

 

Última actualización el Mar022014

© Copyright 2015