Noticias

La disciplina de los niños

Escrito por Administrator
PDFImprimirE-mail

Reconozca y enseñe al niño que la responsabilidad paternal está por encima de la educación del colegio, de las reglas del club deportivo, por ejemplo, o cualquier influencia o esfuerzos de alguna otra organización. Los padres o acudientes deben ser fieles en enseñar al niño acerca de Cristo. Sus promesas son ¡Sí! y ¡Amén! En lo que concierne a su niño.

Dígale al Señor que le muestre cuál es la disciplina apropiada para sus niños. Determine si hay una situación en el hogar que esté contribuyendo directamente a un comportamiento indebido. Por ejemplo: la madre ausente siempre del hogar por el trabajo. Administre la disciplina según la edad del niño y sus fallas.

Las reglas de disciplina deben ser:

•  Nunca discipline con ira.

•  Siempre explique la razón por la que está disciplinando.

•  Luego demuéstrele su amor.

•  Siempre exprese su perdón.

•  Nunca mencione el asunto otra vez. Trátelo como si no hubiera ocurrido.

•  Continué con el método disciplinario.

•  Asegúrese que todo mandato en la casa sea obedecido.

•  Castigue toda desobediencia, pero primero advierta.

Si usted se equivoca reconozca su falla y pida disculpas. Recuerde que nada sustituirá el tiempo que dedica a sus hijos. Pídale a Dios le dé un gran amor por sus hijos. Observe todas las cosas dignas de alabanza en cada uno de sus niños y comparta éstas con él, y de esta manera, usted va a animar a su niño en vez de desanimarlo.

Pida a Dios le muestre cómo debe actuar para bendecir a cada niño. Si usted se da cuenta que le critica constantemente, puede ser que necesite reconocer la personalidad del niño. No debe esperar que el niño sea una fiel copia suya. Cada niño tiene ciertos talentos y habilidades naturales dados por Dios. Descubra estos talentos y ayúdeles a desarrollarlos.

 

© Copyright 2015